Categorías
Uncategorized

Oración del perro

Trátame con suavidad mi Querido Dueño,

Porque no hay corazón en este mundo

Que agradezca más la dulzura

Que mi amante corazón

No rompas mi alegría con un palo,

Porque aunque lama tu mano entre cada golpe,

Tu paciencia y comprensión me enseñara más rápido

Lo que quieres que yo aprenda.

Háblame con frecuencia, ya que tu voz

es la melodía más agradable a mis sensibles oídos,

tal como lo evidencia el alegre movimiento de mi cola,

cuando tus pisadas son escuchadas y olfateadas.

Con la mejor atención e inmensa felicidad

Cuando ha llovido y hace frio,   por favor hazme entrar

Pues soy un ser que siente, y animal domesticado

No acostumbrado a esas durezas.

Comprende que no aspiro a mas gloria que el privilegio

De echarme a tus pies para guardarte desinteresadamente.

Si no tuvieras hogar preferiría seguirte

A través del hielo y la lluvia, antes que descansar

En el mas cómodo almohadón.

Mantén mi plato lleno de agua fresca,

Porque aunque no te reproche cuando esta seco…

Yo no puedo decirte cuando tengo sed.

Aliméntame con comida limpia, para conservarme sano y útil,

Siempre a tu lado queriéndote y protegiéndote con mi vida, si la tuya peligrase.

Mi querido dueño…, cuando me ponga viejo,

Si quedo privado de mi salud o algo lento y torpe

Por favor!!! No me separes de ti,…no me botes…

Mejor quítame la vida dulcemente… Y yo te dejare convencido

De que mi destino fue siempre

Más seguro en tus amadas manos.

Beth Norman Harris

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *